Todo lo que hay que saber sobre las almohadas (I)

Siempre se habla de lo importante que es la elección de un buen colchón para conseguir un buen descanso. Sin embargo, poca es la importancia que se le otorga a la elección de una buena almohada. Y eso que no todas las almohadas son iguales y satisfacen a todo el mundo, ya que las hay de varios tipos según el material en el que se han fabricado, la postura en la que suele dormir cada uno, etc.

Por eso, en esta serie de posts o artículos os vamos a contar todo lo que debéis conocer sobre las almohadas, realizando varias comparativas, mostrando beneficios e inconvenientes,…

Vamos a empezar hablando de los materiales que se suelen utilizar en la fabricación de una almohada. Dependiendo de los materiales de que estén realizadas, tenemos la siguiente clasificación:

Clasificación de las almohadas según el material en el que se fabrican

LA FIBRA DE POLIÉSTER

La fibra que se utiliza en las almohadas está 100% compuesta de Poliéster o PET (tereftalato de polietileno). Se trata de una materia prima plástica descubierta por dos científicos británicos en 1941.

Según sus características técnicas, se puede clasificar en:

  • Fibra hueca: Permite la constante circulación del aire gracias a su interior hueco, lo que aporta volumen y facilita la evaporación de la humedad.
  • Fibra hueca siliconada: Es igual que la anterior pero en este caso se le aplica un tratamiento de silicona especial. Esto mejora su capacidad de recuperación además de proporcionarle un tacto suave.
  • Microfibra: Se trata de una fibra muy corta con un diámetro muy muy pequeño. Tiene un tacto muy suave, muy parecido al de la pluma.

Beneficios DE LA FIBRA DE POLIESTER

  • Hipoalergénica: Evita que los ácaros se reproduzcan. Esto hace disminuir el riesgo de provocar algún tipo de reacción alérgica.
  • Transpirable y fresca: Como permite la circulación de aire constantemente, no existe material que transpire mejor. Esto evita la aparición de humedad.
  • Lavable: Puede lavarse a máquina, utilizando detergente para ropa delicada, a un máximo de 40º de temperatura.

ESPUMA LÁTEX

Se trata de un tipo de espumación que se puede elaborar a partir de materiales sintéticos o a partir de materiales naturales, provenientes en mayor parte de una planta llamada Hevea Brasiliensis.

Ya sea sintético o natural, las propiedades de látex son muy parecidad. El natural tiene un tacto mullido y muy suave mientras que el sintético es también muy suave, pero un poco más firme.

Beneficios DE LA ESPUMA LÁTEX 

  • Elasticidad y alta adaptación: Esto beneficia y favorece el adoptar una mejor posición cervical mientras descansamos.
  • Correcta ventilación: El material látex de calidad esta formado por una estructura interna de células abiertas que permite la ventilación interior, evitando de este modo la aparición de humedad.
  • Hipoalergénica: Igual que sucede con la fibra de poliéster, el látex es un material poco adecuado para la proliferación de ácaros.

ESPUMA VISCOELÁSTICA

La espuma viscoelástica es un material que desarrolló la NASA en los 60 para evitar o disminuir la presión que los astronautas sufrían durante los viajes espaciales. Unos 30 años más tarde, en los 90, dicho material se consiguió incorporar al uso doméstico.

Si en algo destacan las almohadas viscoelásticas es en la alta capacidad que tienen de adaptarse a la anatomía del durmiente.

Beneficios de la espuma viscoelástica

  • Máxima adaptación: Memoriza la forma de cada persona y reacciona a su peso y temperatura corporal.
  • Elimina los puntos de presión sobre el cuerpo. Esto permite que el durmiente se mantenga más tiempo en la fase óptima de descanso.
  • Beneficia la circulación sanguínea.
  • Hipoalérgenica: Este material no permite la reproducción de los ácaros, al igual que sucede en la fibra de poliéster y el látex.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

twenty seven − = twenty four