Cómo mejorar la calidad del sueño en verano.

Con el aumento de las temperaturas, la calidad del sueño es algo que puede resentirse. El excesivo calor hace no solo que tardemos más en conciliar el sueño sino que, una vez que lo hemos logrado, nos despertemos cada cierto tiempo.

Es por ello por lo que es muy interesante aplicar algunas pautas, muy sencillas por cierto, que nos pueden ayudar en este sentido. Pequeños gestos que nos ayudarán a tener un sueño más reparador y a afrontar nuestro día a día de una manera mucho más vital.

 

¿Cómo afecta el calor a nuestro sueño?

El sueño, o mejor dicho, el sueño reparador, es vital para tener una buena calidad de vida. Algo que podemos perder cuando las temperaturas aumentan de manera excesiva. Y es que, lo queramos o no, el calor no es buen compañero de viaje en estos casos.

  •         El exceso de calor puede hacer que tardemos más en conciliar el sueño ya que algunos procesos del organismo, como la digestión, se pueden ver ralentizados con el consiguiente aumento desmedido de la temperatura corporal.
  •        El calor puede desencadenar un exceso de sudoración lo que hace que nos encontremos incómodos en la propia cama. Esto hace que el tiempo necesario para dormirnos se dispare.
  •         Asimismo, aunque se sea capaz de conciliar el sueño, durante este se puede dar el caso de despertarse de manera continua. El aumento de temperatura ambiental hace que los biorritmos no funcionen de la manera adecuada y por lo tanto se vean interrumpidos con mucha frecuencia.

Todo esto, como no puede ser de otro modo, afecta a nuestro rendimiento, capacidad cognitiva y desempeño físico. De ahí que haya que evitarlo por todos los medios posibles.

Consejos prácticos para mejorar la calidad del sueño en verano

Aunque cada persona tendrás sus propias preferencias, podemos decir que existen algunos métodos con los que podemos paliar estos problemas. El objetivo no es solo invertir poco tiempo en dormirnos, al mismo tiempo, poder tener un sueño reparador y duradero.

Ventilación de la estancia

Esto es algo que podemos considerar como básico. Además de la importancia que tiene la elección de algunos elementos como el colchón o la almohada, la estancia tiene que estar a una temperatura idónea. Desde nuestro punto de vista somos más partidarios de la instalación de sistemas como mosquiteras y poder permitir que la ventana esté abierta.

Los sistemas de aire acondicionado pueden llegar a ser perjudiciales durante las horas de sueño. Además con el propio ambiente procedente del exterior, el tiempo para conciliar el sueño se reduce y la calidad del mismo es mayor.

Utilizar el colchón de la manera correcta

Cuando hablamos del colchón, sin lugar a dudas, estamos hablando de uno de los elementos más importantes a la hora de tener una buena calidad de sueño. Sin embargo, no solo se trata de disponer de un buen colchón sino de saber utilizarlo.

Los colchones disponen de dos lados bien diferenciados. Es por ello por lo que en verano tenemos que girar el colchón de manera que el lado pensado para esta época del año sea el sobre el que nos tumbemos. De este modo la acumulación de calor será menor y la transpiración favorecerá el sueño.

Elegir una almohada adecuada

Pero no solo nos debemos ayudar del colchón para tener un sueño reparador. La elección de la almohada es fundamental. En este caso creemos que hay que elegir una que permita la circulación del aire. Asimismo hay que tratar de adquirir una cuyo material favorezca la transpiración. Las almohadas de verano permiten a nuestro cuerpo regular la temperatura mejor durante la noche, haciendo que podamos dormir del tirón sin despertarnos a media noche sudando. Y es que pocas cosas puede haber más incómodas como el hecho de sudar mientras se está durmiendo.

La gran ventaja que tiene este conjunto de consejos es que son de muy fácil aplicación ya que siempre vas a poder encontrar colchones de dos caras y almohadas de verano que se ajusten a lo que necesitas.

Hay una gran variedad de almohadas que pueden  funcionarnos bien. Si quieres comodidad y firmeza, sin pasar ni frío ni calor durante todo el año la Almohada Ivorimatex Artic Gel-PI® puede ser tu almohada perfecta. Su tecnología gel adapta la temperatura de la almohada convirtiéndola en el mejor complemento para dormir en verano sin pasar calor.

Lo mejor es que no solo es una almohada para el verano, también lo es para el invierno, por lo que no tendrás que cambiarla con el cambio de estación.

 

Por otro lado, y como consejos finales, habría que hablar de la importancia que tiene el hecho de elegir una ropa de cama fina y suave. Los cubrecolchones son una parte importante en el aislamiento del calor, por lo que dormir sobre el adecuado puede cambiar nuestra noche radicalmente y mejorar nuestro descanso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

76 − 69 =